En primavera, llega el buen tiempo y con él, un cambio en nuestra alimentación y en nuestro estilo de vida. Nos apetecen alimentos frescos, mayor cantidad de líquidos y nos movemos más, estamos más activos.

¿Conoces la importancia de comer bien en primavera?

Nuestra alimentación debe ser correcta en todas las épocas del año. Nutrirse con alimentos frescos es siempre recomendable y en estos meses, debemos aprovechar las hortalizas y frutas estacionales que nos brinda la naturaleza. ¿Te lo dice Nutrisalia?

Recuerda, que no todos podemos comer lo mismo. Y que la alimentación ya sea en Primavera, verano, Otoño o Invierno, varía de una persona a otra.

Hay que tener en cuenta el estilo de vida, la edad, la actividad física, si padece algún tipo de enfermedad, etc. Por este motivo, no existe una dieta (alimentación) única para todo el mundo, pero sí podemos hablar de una pauta general que todos podemos seguir: varía la dieta todo lo que te sea posible. Au  que si tienes dudas, solo debes consultarnos.

Es muy importante, comer despacio, y masticando bien los alimentos. Si masticamos bien, facilitamos el trabajo al estómago y las digestiones serán indiscutiblemente mejores.

Yolanda Martínez, Ceo Nutrisalia

Realizar un buen desayuno, es muy importante. Nuestro desayuno debe estar formado por alimento del grupo de lácteos, un cereal y una fruta, como mínimo.

Los lácteos es recomendable, que sean semidesnatados o desnatados para disminuir las grasas saturadas. Los cereales, mejor integrales para conseguir un mayor aporte de fibra. Las frutas frescas para compensar parte de las necesidades vitamínicas que se han visto aumentadas.

Leche semidesnatada o desnatada con cacao puro desgrasado, cereales y una pieza de fruta. O Café con leche semidesnatada o desnatada con tostadas con mermelada y una pieza de fruta. Puede ser un buen desayuno. Pero no nunca sin consultar a tu nutricionista y hacer caso a sus pautas.

Al mediodía, colorea tus platos

Comenzar con una buena ensalada o verdura de temporada. Continuar con un alimento proteico (pescado, carne, huevo, legumbre) acompañado de verdura terminar con una pieza de fruta fresca, mejor bien lavada y con piel. Ejemplo de comida: Alcachofas con setas. Merluza con base de tomate, calabacín y cebolla. Macedonia de frutas.

Toma cenas muy ligeras y tempranas. Deben ser más ligeras que en invierno porque ya no hace tanto frío y, por lo tanto, nuestras necesidades energéticas disminuyen.

Es conveniente que esta toma se realice dos horas antes de acostarse, para que la digestión no interfiera con el sueño.

No olvides una ingesta, a media mañana y la merienda

Debemos hacer unas tomas intermedias: almuerzo a media mañana y la merienda para asegurarnos una correcta alimentación.

¿Servirían estos ejemplos? Seguramente sí, pero siempre debes seguir las pautas de tu Nutricionista, no lo olvides.

Bocadillo de embutido magro (jamón serrano, pavo, jamón cocido) con tomate natural y un lácteo desnatado (yogur o vaso de leche). Otra opción podría ser: una pieza de fruta y un lácteo. O un batido hecho en casa: Fresas con leche con un toque de canela.

Consume cinco raciones de fruta y hortaliza al día. Las piezas de fruta las puedes distribuir en desayuno o como postre en la comida y cena o en las tomas intermedias. La verdura una como plato principal en la comida y la otra en la cena en forma de crema o puré de verduras.

Hidrátate. Es tan o más importante, que comer cada día

Mantener el cuerpo bien hidratado en fundamental para contribuir al buen desarrollo de las distintas funciones orgánicas.

La mayoría de las veces no tomamos agua porque “se nos olvida” al no sentir sensación de sed y podemos pasar varias horas sin ingerir ningún tipo de líquido. Para evitar esto, debemos de tener a nuestro lado una botella con agua para obligarnos a beber. O bien, asociar la ingesta de líquidos a las 5 comidas diarias que realicemos.

Es importante no esperar a tener sed para empezar a beber. Cuando aparece sensación de sed es porque el cuerpo ya ha empezado a deshidratarse.

Procura beber unos seis a ocho vasos de agua o infusiones al día.

No abuses del aceite, el azúcar y la sal. Puedes sustituir la sal por hierbas aromáticas (orégano, cebollino, pimienta, albahaca), dan mucho sabor a los platos.

¿Dietas para perder peso? Mejor, ven a Nutrisalia

Con la llegada del buen tiempo, muchas personas se plantean perder “esos kilos que sobran”.

Es en esta época cuando aparecen las llamadas “Dietas milagro” (dietas muy hipocalóricas, sin ningún rigor científico, no tienen el efecto que prometen y pueden llegar a perjudicar seriamente la salud). Para nada recomendables.

Siempre que pretendas perder peso, debes acudir a un dietista –nutricionista. Recuérdalo. Nunca hagas caso de Instagram, You Tube u otros canales.

Con la salud, no se juega. Te lo dice Nutrisalia.

¿Y ahora, te vienes a Nutrisalia?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola! 👋 ¿En que podemos ayudarte?