Sabías que el cuerpo se beneficia y mucho, del consumo de los alimentos que nos brinda el Invierno. Aumentar la ingesta de legumbres y grasas, sin olvidar las verduras, puede ser muy beneficioso para ti. Nutrisalia ahora te lo cuenta.

Y es una dieta muy bien estructurada, es fundamental para adaptarse a los cambios climáticos. Si no fuera por los medios de transporte rápidos y por las técnicas industriales de producción y conservación de los alimentos, consumiríamos exclusivamente frutas y verduras de temporada, además de cereales, legumbres y productos desecados, fermentados o curtidos. Lo sabías?

Por eso, lo ideal sería seguir esta dieta natural de temporada. Así, no sólo nos libraríamos de consumir alimentos cultivados y manipulados con procesos industriales (uso de plaguicidas, fertilizantes químicos, cosecha demasiado temprana, cámaras de frío, conservantes…), también nos aprovecharíamos de las cualidades de los alimentos de invierno, que curiosamente son las que más convienen. Nutrisalia, recomienda de manera moderada y bien estructurada bajo unas buenas pautas, el consumo de estos alimentos en invierno.

www.nutrisalia.es

Y aunque los vegetales crudos son siempre recomendables, la medicina tradicional china de la que soy un poco fan en según qué aspectos y tendencias, jejejeje… sostiene que su consumo debe moderarse en invierno porque la mayoría son de naturaleza energética fría. En cambio, son especialmente recomendables las raíces y los tubérculos cocidos (zanahorias, nabos, cebollas, patatas, ajos o boniatos) y en general los potajes, los purés, las sopas y otros platos calientes y consistentes que ayudan a entonar el cuerpo. 

No obstante, desde Nutrisalia, decimos que no se debe olvidar que hay que consumir siempre una buena ración de ensalada variada y fruta fresca del tiempo, sobre todo cítricos y kiwis, por su gran aporte de vitamina C, de reconocida eficacia para prevenir o reducir la intensidad de los resfriados y las gripes. 

Se considera que la necesidad de calorías se incrementa un 5% cada 10 grados de descenso de la temperatura. Por eso conviene consumir más hidratos de carbono de absorción lenta, como los que se encuentran en las legumbres y el pan, la pasta, el arroz y los cereales integrales en general, para obtener suficiente energía: esto ayuda a mantener el cuerpo caliente. 

www.nutrisalia.es

También hay que incrementar ligeramente la proporción de grasas. Una ración suplementaria invernal se obtiene con un par de cucharadas de aceite virgen extra de oliva y un puñado diario de frutos secos (piñones y nueces especialmente). Si el otoño y la primavera son estaciones que se llevan bien con las dietas depurativas, en invierno es preferible nutrir todos los sistemas e incluso acumular algunas reservas.

Y ahora, que como siempre, ya sabes un poco más. Por qué no te vienes a Nutrisalia y empiezas el cambio que siempre has deseado, de la manera más cómoda, práctica y ordenada, sin agobios ni pócimas mágicas. Tú y nuestras pautas, sin duda alguna lo lograremos!!!

Yolanda Martinez,
CEO Nutrisalia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola! 👋 ¿En que podemos ayudarte?